Investigarán cosechas de cebollas en 2022

    El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) volverá a Chihuahua el próximo año para investigar las cosechas de cebolla, y podría ir acompañado de funcionarios estadounidenses. Senasica investigará más a fondo la producción de cebolla en Chihuahua, esto después de no haber encontrado rastros de un presunto brote de salmonella reportado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés). La investigación se hará “de manera preventiva” cuando comience el próximo ciclo de cultivo en primavera”, señaló Francisco Trujillo, director de Senasica. La FDA está interesada en participar en la indagatoria, pero aún no hay detalles.

    “Quieren participar (la FDA), junto con nosotros, ahora sí en hacer una investigación desde que el cultivo está en pie hasta la cosecha... Lo que sí es seguro es que lo va a hacer Senasica; es probable que sea binacional”, dijo Trujillo. La participación de la FDA dependerá en parte de cuál sea la situación pandémica para entonces. Además, a la agencia le preocupan los niveles de inseguridad en el estado. La FDA reportó en octubre un brote de salmonella que afectó a más de 800 ciudadanos estadounidenses, hospitalizando a 157.

    Cebollas comercializadas por la cadena ProSource se identificaron como el origen de la infección. Según la empresa, estas fueron importadas desde Chihuahua. Tras dos semanas de muestreo, Senasica dijo no haber encontrado evidencias de salmonella en los cultivos de cebolla chihuahuense. México no es ajeno a las alertas sanitarias que EU emite sobre sus productos agropecuarios.

    En la última década, la FDA emitió 10 alertas para cultivos como la papaya, cilantro y pepino, entre otros. También lanzó 74 alertas de importación que abarcaron a embarques de productos mexicanos. Es difícil probar contundentemente el vínculo entre un brote viral y un cultivo proveniente de zonas específicas, explicó Trujillo. La FDA responde a estas alertas haciendo un muestreo cada vez más intenso de los embarques en aduanas, dependiendo del nivel de preocupación. Si éste es demasiado alto, se prohíbe la importación del cultivo, aunque nunca se ha llegado a medidas semejantes con México.

     

    El Financiero / Noviembre 2021